Trabajadoras de comedores escolares exigen al Gobierno foral que retire la jornada continua no negociada y considere este servicio como parte de la educación

Trabajadoras de los comedores escolares de Navarra se concentraron el pasado jueves ante el Departamento de Educación para exigir que “eche para atrás las medidas impuestas con una jornada continua no negociada” y “se tenga en cuenta a los comedores como parte de la educación”. La concentración fue convocada por los sindicatos UGT, LAB, ELA y CCOO y se desarrolló tras una pancarta en la que se leía ‘Comedores en riesgo. Enpleguaren defensa. Gobierno de Navarra solución’.

La implantación de la jornada continua, con reducción obligatoria del tiempo que los alumnos/as pueden permanecer en el comedor, ha dado lugar a una importante bajada del número de comensales y a una reducción de la duración del comedor, lo que ha desencadenado pérdidas de puestos de trabajo, así como reducciones de horario en las trabajadoras.

A su vez, estas medidas de prevención frente al Covid han producido incrementos importantes en los precios de comedor que, teniendo en cuenta la situación que están viviendo las familias, se traducen nuevamente en un descenso de comensales, a pesar de que esto suponga serias dificultades para la conciliación.

La forma en que se ha trasmitido la información ha ayudado también a que las familias tengan miedo y dudas sobre la incorporación de sus hijos/as al colegio y al comedor.

La portavoz de UGT, María José Soria, lamenta que “no se ha tenido para nada en cuenta el valor añadido que tiene el servicio de comedor” y señala que “no puede ser que haya familias que tengan miedo de llevar a sus hijos al comedor”.

Según afirma, “las familias tienen que tener la tranquilidad de que en el comedor están en un círculo con ni más ni menos riesgo que pueden tener en un aula o en cualquier otro lado del propio colegio”. En insiste en que “es importante que las familias estén tranquilas y que sepan que el comedor es un sitio seguro”.

Los cuatro sindicatos explican que “la matriculación en los comedores escolares está siendo un 40% inferior respecto a otros cursos, y de seguir así, muchas mujeres vemos incierto nuestro futuro laboral”, por lo que reclaman al Departamento de Educación y a las empresas del sector que se tomen medidas para paliar esta pérdida de puestos de trabajo, en un sector ya de por sí precario debido a la enorme parcialidad y altamente feminizado.

En concreto, los sindicatos reivindican:

• Ayudas a las familias para poder hacer frente al incremento de la cuota del comedor. El comedor es una gran ayuda para las familias en materia de conciliación laboral y familiar y un ámbito importante en la educación y desarrollo de nuestros hijos/as.

• Ampliar el tiempo que los alumnos/as pueden permanecer en el comedor, volviendo a los tiempos anteriores a la pandemia.

• Reforzar la comunicación con las familias, tranquilizando y garantizando la seguridad de sus hijos/as en los comedores y poniendo en valor la profesionalidad de las trabajadoras y trabajadores del sector.